LA PARTICIPACION DE LOS ESTADOS UNIDOS EN EL CONFLICTO INTERNO DE PERU Y LA CVR

Los que han tenido la oportunidad de pisar centros de investigación serios en economía y ciencia política saben que, en estas áreas, las fuentes deben ser lo menos percudidas, y tratar en lo posible, que la influencia de los poderes fácticos sea inocua a lo que estamos haciendo.

Esto no sucedió con la famosa Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) en el Perú. Y por ello sus resultados no solo son discutibles, sino que impiden, precisamente, la reconciliación entre los que habitan esta república en construcción.

Un conflicto de la magnitud que hubo en el Perú, no fue sólo responsabilidad de actores internos. Hay uno al cual, los que dirigían esa CVR, ocultaron ADREDE como el “negro de casa grande” que esconde la mano del patrón, en un conflicto en la hacienda.

Este actor, no es otro que los Estados Unidos, el Grancomboclub.commuestra cómo Carlos Parodi (miembro del Departamento de Política y Gobierno de la universidad estatal de Illinois) señala que los de la CVR disponían de las SUFICIENTES evidencias para calificar a los Estados Unidos como actor responsable del conflicto. Y no lo mencionaron por diversas razones: La obvia era el financiamiento de los Estados Unidos a dicha comisión (mis salarios viene de ahí, oye); solo una agencia, USAID cubría el 20% del presupuesto de la citada comisión. La otra, la relación que tenían los comisionados con el gobierno de esa fecha, Toledo. Y la tercera, la alianza que tenía la gestión del “Cholo sagrado” con la gestión del REPUBLICANO G. Bush, todo un ejemplo de “inclusión social y transparencia internacional”.

El negocio le salió barato a los Estados Unidos, y caro para los que vivimos aquí. ¿Por qué?; porque en vez de solicitar que participe financieramente y de manera OBLIGATORIA en un amplio programa de reparaciones a favor de las víctimas; queda como un generoso donante; es decir todavía le debemos un favor.

En el colmo del pensamiento colonial, los de la CVR convocan a instructores de la Escuela de las Américas para que den charlas en las audiencias, como el “peruanólogo” David Scott Palmer, (El Steven Levitsky de esos años). Uno de los asalariados de la CVR, el señor Eduardo Gonzales, pasó (buen pongo) a laborar al International Center for Transitional Justice,(ICTJ), entidad que financió también a la CVR, y que defiende la política internacional de los Estados Unidos en este tema. Es más, el ICTJ monitorea y financia a diversas ONGs de Perú como la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH) y la CNDDHH para “hacer un seguimiento de la aplicación de las reparaciones colectivas” cubiertas íntegramente por el Estado peruano. Es decir: Le ahorro dinero a uno de los responsables, y superviso que otro SI pague el 100% de los platos rotos, y a las víctimas que a mí me interesan. ¿Y quienes financian al ICTJ?: fundaciones de las grandes corporaciones norteamericanas y sus similares de los países de la OTAN; no pueden faltar las diversas fundaciones del clan Open Society de Soros (que apoya también “desinteresadamente” al Instituto de Estudios Peruanos); que son fuente principal de las “revoluciones de colores” en Europa del este.

Silvio Rendón, ya demostró cómo los cálculos de la CVR “cambian con el tiempo” y cómo la metodología es poco “defendible” y cómo las cifras finales (hasta hoy) son producto de una posición ideologizada y nada imparcial. Lo curioso es ver quienes participaron en esa CVR y por ello los obvios “resultados” que presentan: Desde su Secretario Ejecutivo (y asiduo informante de la embajada que gracias a Wikileaks fue descubierto): Javier Ciurlizza (Ver Cable 05LIMA2589_a del 9 de junio del 2005, con la calificación confidencial y la catalogación”proteger estrictamente”) o la señora Sofia Macher, aupada por la “imparcial” A.Internacional (y madre del señor que hoy en el Ministerio de Educación señala a los profesores,sean del SUTEP o no, como mediocres e inmerecedores de salarios adecuados); a los hijos de los conocidos sociólogos Nelson Manrique y Denis Sulmont: Daniel Manrique y David Sulmont (Este post parece ya la relación de docentes de CCSS de la PUCP) hasta la sempiterna asistente de Susana Villarán (I.Jave) o el señor que tiraba dedo a sus antiguos camaradas: C. Tapia. Al margen del estadístico (norteamericano para variar) Patrick Ball, quien hizo los cálculos también en la Ex Yugoslavia y en especial en Kosovo para mostrar que los “malos” son los serbios y por extrapolación (que tanto le gusta) los “malditos” rusos. No es de extrañar las declaraciones “imparciales” que hace toda esta gente sobre ‪#‎Venezuela‬, ‪#‎Cuba‬ o‪#‎EvoMorales‬ o ‪#‎RafaelCorrea‬.

Hoy 28 de agosto, la CNDDHH, hizo un evento conmemorando la entrega de los “resultados” de la CVR y pone a un informante de la embajada (gracias nuevamente Wikileaks) para dar la bienvenida al acto. Y como miembro de la mesa de “Honor” a un señor de Propuesta Ciudadana (el consorcio apoyado por USAID), al margen de ciudadanos bien intencionados que nunca faltan.

No hay registro histórico en el mundo (salvo que sea confeccionado por algún historiador borrador de infamias que en el Perú no faltan) donde la necesaria reconciliación se haya dado en base a mentiras y tergiversadas propuestas. Los estamentos involucrados directamente ni sus víctimas (o familiares de ellas) jamás lo aceptarán. La herida quedará abierta y ello hace más difícil la gobernabilidad. Claro, a algunos, como pésimos dentistas pueblerinos, les gusta seguir vendiendo “caramelos extraduros” y seguir disfrutando de un ingreso relevante y fácil; lo que haría primero cualquier gestor preocupado realmente por la población, sería expulsarlos de la localidad, y si estuviéramos en la China, habría una opción más.

¿Y estos se atreven a juzgar y pasar como “buenos”? por favor. ¿Esta gente protestará por la intervención de tropas norteamericanas en nuestra tierra este primero de septiembre? Ja!, es viernes, y no estamos para arcadas.

En la foto, los ex comisionados de la CVR junto a los ex embajadores Richard Ralph de Reino Unido y James Curtis Struble de EEUU, en un acto donde (obviamente) los últimos se solidarizan con los primeros, y no era para menos.

CVR con embajador USA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s