Promoción de conversos

El entusiasmo de un converso hacia su nueva religión, es mayor que el de la persona que nació en esa fe…

En los 60 la izquierda latinoamericana dirigía amplios recursos para promover escritores a través de viajes, premios y la difusión de su obra, a cuanto literato joven escribía comprometidamente. Entre ellos estaban Gabriel García Márquez, Julio Cortázar o Carlos Fuentes, todos, absolutamente todos estaban a favor de las guerrillas y el Che era el modelo. Uno de ellos, peruano, escribía “el único recurso, en el Perú, es la lucha armada”.

Sobre el proceso cubano, el 4 de agosto de 1967 en Caracas, este viajero peruano dijo: “Dentro de diez, veinte o cincuenta años habrá llegado a todos nuestros países, como ahora a Cuba, la hora de la justicia social y América Latina entera se habrá emancipado del imperio que la saquea, de las castas que la explotan, de las fuerzas que hoy la ofenden y la reprimen. Yo quiero que esa hora llegue cuanto antes y que América Latina ingrese de una vez por todas en la dignidad y en la vida moderna, que el socialismo nos libere de nuestro anacronismo y de nuestro horror”.

¿Quién era este radical, que, en la actual capital peruana, conservadora y mojigata, sería señalado como un “terrorista” a falta de mejores argumentos?  Era nada menos que Mario Vargas, cuyo esperpéntico hijo trata de copiar también el apellido materno, y convertirlo “de facto” en compuesto para parecer aristocrático.

José Lezama Lima, Camilo José Cela, Jaime Sabines, Edmundo Aray y el converso en la Casa de las Américas, La Habana, 1965

Bueno, ya conocido y subvencionado, renegó de sus antiguas convicciones y se dedicó a la labor que todo converso hace: Afirmar con fuerza y con hechos que no queda nada de lo que fue. Para atacar entonces a un grupo no hay nadie mejor que un converso, un perro que se pone piel gatuna y come más ratones que cualquier felino y desprecia los grandes huesos, además de intentar definir el ladrido como: “expresión neta de mal gusto o conducta de inferiores”.

Entonces, que el supuesto gato, ex perruno sepa o no maullar con propiedad, no es asunto de importancia, cuando uno escucha el canto de pajarillos, no nos preocupa si ese pajarraco es un cuco que mató a todos los polluelos del nido que parasitó, simplemente nos gusta el trino. De igual manera, cuando la arquitectura esplendorosa de un castor nos maravilla, tampoco nos preguntamos si el castor tuvo que roer algún árbol donde vivían cientos de otras especies.  

Entonces tampoco se entiende, a todos aquellos progresistas (argentinos, brasileños, mexicanos y peruanos) que critican o se manifiestan sobre lo que el tal Mario Vargas escribe o dice.  ¿Qué esperan?  ¿Acaso creen que un converso tendrá una conducta solidaria? ¿Acaso creen que algún día pedirá disculpas, arrepintiéndose de su labor? ¿Acaso, ingenuamente, esperan respuesta? Nada que ver, como al castor o como al cuco les importa un bledo vuestra opinión.

Ah, dirán, “Es que no es para él, sino para ilustrar a los que lo admiran”. “Interesante” estrategia: Hago propaganda a un ex gato para criticarlo desde la perspectiva canina.  Es decir, promuevo su lectura y sus aberraciones políticas para “abrir la discusión”.

No tenemos registro de que algún líder progresista de éxito haya dedicado su tiempo y recursos a cuestionar lo que un converso hace o dice. Y escribimos esto, porque nos preocupa, que algunos amigos, conocidos, y buenos analistas, dediquen tiempo, escritos y pensamiento a cuestiones marginales. Sigamos mejor con lo dicho por otro peruano, este sí inmortal, César Vallejo: “Hay hermanos, mucho que hacer“.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s