Día de la mujer trabajadora

Mujeres trabajadoras del mercado, oleo de Joseph De La Torre

La mejor manera de no conseguir nada es solicitar todo

El 8 de marzo de 1857, las obreras textiles o “garment workers” en inglés, en Nueva York, organizaron una huelga, ante la nula recepción a sus pedidos: salarios más justos y condiciones laborales adecuadas; la policía interviene, las reprime y asesina a 120 de ellas. Dos años más tarde, en conmemoración efectiva, las obreras crean su primer sindicato para pelear por sus derechos.

De igual condición fueron las 129 que murieron calcinadas en marzo de 1908, en la fábrica “Cotton textile” de Nueva York, bajo las bombas incendiarias que les arrojaron por solicitar lo mismo. El mismo mes y en la misma ciudad miles de obreras se manifestaban para exigir un aumento de salarios, menos horas de trabajo, derecho al voto y prohibir el trabajo infantil. 1910 grupos de obreras establecieron el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El siguiente sacrificio implicó 146 obreras muertas en el incendio de marzo de 1911, en la fábrica de camisas “Triangle Shirtwaist”, cuyos funcionarios habían encerrado a las trabajadoras por protestar por las condiciones laborales. Tragedia que generó el Sindicato Internacional de obreras textiles.

En las repúblicas soviéticas y luego en la URSS se establecieron las primeras normas en función a los derechos de la mujer trabajadora: Sufragio y participación social y política al mismo nivel que los varones. Ello incluía el derecho al divorcio, al aborto, la instauración de la licencia maternal remunerada, salarios iguales al que perciben los varones,  el acceso irrestricto a la educación en todos sus niveles y formas.

En occidente, las obreras no tenían (ni tienen) iguales derechos; la legislación no se ocupaba de ellas, el voto, por ejemplo, no era para las proletarias, y menos si eran de pueblos originarios (como en toda América).

España, durante la república logró avances trascendentales, que luego perdió cuando Franco, promotor del Opus Dei se hizo con el poder, y solo volvió a recuperar algunos (no todos) a la muerte del dictador.

Aquí, en Latinoamérica, todavía se sigue luchando por el divorcio y el aborto, todavía se sigue manifestando por salarios justos, y todavía muchas no acceden, de hecho, a la educación.  

El 8 de marzo es un día que conmemora, principalmente, la lucha por los derechos de las mujeres proletarias. Así nació.

La generalización posterior ocultó su origen clasista, y al hacerlo, también desvirtuó su objetivo primigenio.

Conmemoramos el día de la mujer trabajadora, la que hace su labor en la casa, en el campo, en una oficina, en una fábrica, o en una calle. La lucha continua.

Modificación de una caricatura de Wahl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s