Stalin – Segunda Parte

“No puedes hacer una revolución con guantes de seda.”  Iósif Stalin

De 1923 hasta 1936

A fines de 1923, todo el territorio del ex imperio ruso se encontraba desbastado, poblaciones enteras pululaban errantes, bandas de bandoleros se aprovechaban del caos para actuar impunemente. Las potencias occidentales y el Japón expulsados y derrotados por el Ejército Rojo seguían bloqueando costas y promoviendo cuanto grupo quisiera formar cualquier estado. Gran parte de la infraestructura productiva y de comunicaciones estaba destruida. La intervención extranjera había costado no menos de 9 millones de muertos e incontables heridos y mutilados, además dejaba miles de huérfanos.

1921 refugiados niños rusos

Niños refugiados huérfanos en estado de desnutrición, en plena guerra civil 1921

El ex imperio zarista era un estado eminentemente agrario, basado en la mano de obra sierva, con un conjunto de castas, de las cuales, las más altas en el escalafón social, vivían de la renta que le proporcionaban sus latifundios y los favores de zar. Lenin era consciente de la dependencia tecnológica y de manufacturas con respecto a las potencias occidentales, del pequeño aparato estatal, la falta de cuadros para la gestión, además de la poca o nula capacitación del pueblo;  y durante el 10° congreso del partido Comunista de 1921, propuso la Nueva Política Económica (NEP) que sustituía al Comunismo de Guerra que había imperado durante la intervención extranjera. La NEP fue una iniciativa del grupo dirigido por Lenin, en contra de lo que el grupo de  Trotsky proponía[i].

La NEP si bien permitió la recuperación de la economía,  generó una crisis conocida como “de las tijeras”[ii], donde los propietarios campesinos (kulaks)  retenían su producción, o se la vendían a comerciantes que especulaban sin control. Estos comerciantes (hombres NEP) comenzaron a acumular dinero y poder, frente a los trabajadores agrarios e industriales. Ello provocaba además hambrunas generalizadas en las zonas urbanas. Los comunistas vieron en esto un peligro y en su congreso XIV acordaron “transformar el país en uno industrial”.

A fines de 1927, en el XV congreso, Stalin propone el rápido desarrollo de la industria, la planificación económica centralizada, a través del lanzamiento del primer plan quinquenal. Ante la presión de Trotsky de seguir la revolución permanente (y transmitir la guerra a los países vecinos), Stalin defiende la tesis de socialismo en un solo país[iii].

Stalin, Kalinin, Voroshilov 1930 | Сталин, Калинин,

Stalin, Kalinin y Voroshilov 26 de junio 1930, Congreso del PC de la URSS

La URSS se industrializó a pasos agigantados[iv], se colectivizó el campo con la oposición de los Kulaks[v]. Stalin señalaba en 1931: “¿Quieren que nuestra patria socialista sea derrotada y que pierda su independencia? Estamos retrasados en unos cincuenta a cien años respecto a los occidentales. Debemos recorrer esa distancia en diez años. O lo hacemos o estamos triturados”.  Alexander Zinoviev, novelista, historiador y filósofo ruso,  en una de sus obras[vi], señala el siguiente relato entre él y algunos críticos subjetivos de las políticas de Stalin:

  • Si no hubiese habido la colectivización y la industrialización ¿habríamos podido ganar la guerra a los alemanes?
  • No
  • Sin el rigor stalinista ¿hubiésemos podido mantener el orden relativo?
  • No
  • Si no se hubiesen desarrollado la industria y los armamentos ¿hubiésemos sido capaces de preservar la integridad y la independencia de nuestro estado?
  • No
  • Entonces ¿qué propones tú?
  • ¡Nada!

Los partidos grandes, en especial uno como el PC de la URSS, tienden a desarrollar el burocratismo, que convierte a los funcionarios en privilegiados; ante ello uno de los métodos más correctos como señala Ludo Martens[vii]  consistió en campañas de verificación-depuración de los cuadros. Lenin dirigió la primera  en 1921, donde fueron expulsados el 45% de los militantes, fue la mayor de todas[viii].

Paralelamente, desde 1934 el grupo de Trotsky mantenía una curiosa tesis: “El comunismo, y Stalin en particular, han creado las condiciones para la victoria de Hitler… por ello, se debe destruir despiadadamente a los comunistas y a su movimiento internacional…”  y lanza en 1935 una campaña para hacer una revolución armada en la URSS, convirtiéndose en el portavoz de todos los sectores que querían ver sucumbir a la URSS. En 1936 se producen múltiples y diversos atentados principalmente en las zonas industriales. Y se constituyen diversos grupos conspirativos para aniquilar la dirección del PC de la URSS, a los cuales se integran varios militares.

Winston Churchill, el anticomunista, promotor de la intervención extranjera en Rusia en 1918, racista confeso “”No admito, por ejemplo, que se haya infligido una gran injusticia contra los indios  de América y el pueblo negro de Australia. No admito que se haya cometido una injusticia contra estos pueblos por el hecho de que una raza superior, una raza de grado superior, una raza con más sabiduría sobre el mundo por decirlo de alguna manera, haya llegado y haya ocupado su lugar[ix]“, y lobista “Dos compañías petroleras, Royal Dutch Shell y Burmah Anglo-Persian Oil Company (la que después sería British Petroleum, BP), le pidieron que apoyara la fusión a cambio de un pago en 1932[x]”, este Churchill,  en su libro sobre la segunda guerra mundial[xi] señala que “había una vieja guardia comunista, que apuntaba a la destitución de Stalin, y a introducir en Rusia un nuevo régimen pro alemán; poco después fue practicada en la Rusia Soviética una despiadada purga… el ejército ruso también fue purgado de elementos pro alemanes… Hitler lee bien claro dichos acontecimientos a diferencia de los estados mayores Británico y Francés”.

kaganovich_stalin_postyshev_voroshilov1934

Stalin, Kaganovich, Postishev y Voroshilov, década del 30

Antes de la agresión nazi

Desde inicios de la década del 30 las potencias occidentales competían entre sí, el pacto de Versalles no era sino una tregua. El nazismo reclamaba un espacio vital, y ese espacio estaba en URSS. Japón invadió China en 1931 y organizaba un estado títere en Manchuria, en el norte de China, y amenazaba Siberia.  Italia invadía Etiopía. Ante tales circunstancias la URSS establecía un pacto de seguridad con Francia y Checoslovaquia. Sin embargo, la intervención fascista (alemana e Italiana) el año 1936 en contra de la República Española y la “no intervención” de Francia e Inglaterra, menos la de Estados Unidos; modificó la visión del Comité Central del PC de la URSS y la de Stalin en particular.

Guernica

Guernica de Picasso, en alusión al bombardeo fascista de ese poblado español

Ese mismo año se consolida el pacto contra “la Internacional Comunista”  o “Tratado Antikomintern”, entre Japón y Alemania, a los cuales se integrarían luego Italia, Rumanía y la España de Franco, la república China, Finlandia y Turquía. La URSS estaba cercada.

Durante el Anschluss (anexión de Austria por parte del III Reich en marzo de 1938) el pretexto utilizado por los nazis fue la de una supuesta sublevación comunista en Austria. Seguidamente después, tropas alemanas se concentraban en las fronteras de Checoslovaquia, ante lo cual la URSS decreta la movilización general. Sin embargo, al margen de los acuerdos, Francia e Inglaterra se reúnen con los fascistas en Munich, sin convocar a la URSS ni a … Checoslovaquia, y entre los cuatro deciden el futuro de la última. Polonia acepta la repartición de Checoslovaquia con Alemania. Los nazis siguen a la ofensiva y se anexionan Memel en la actual Lituania.

Low y el acuerdo de Munich

Caricatura del Pacto de Munich, de David Low, donde Stalin dice, en tono sarcástico : ¿No hay una silla para mi?

La estrategia de las potencias occidentales en Munich fue la de dejar hacer a Hitler lo que desee en la URSS. Británicos trabajan entre julio y agosto de 1939 para concretar un tratado secreto con los nazis, donde a cambio de respetar las áreas de influencia del imperio británico, les prometen libertad de acción en el este. Paralelamente la URSS trata de consolidar un tratado con los británicos y franceses; sin mayor interés por parte de los occidentales. La URSS ve cómo se consolida otra vez una alianza de todas las potencias contra ella.

Japón, ante la inacción de los occidentales y la debilidad estratégica de la URSS, invade Mongolia, aliada directa de la URSS.  Sin embargo, las tropas de la URSS acuden a la defensa de su aliado, y aplastan la ofensiva japonesa en la batalla de Jalkin Gol, donde el comandante soviético era nada menos que Gueorgui Konstantínovich Zhúkov.

Battle_of_Lake_Khasan-Red_Army_soldiers_on_attack

Tropas del Ejército Rojo en Manchuria

Sin, embargo, ante la debilidad franco-británica, Hitler prioriza el ataque a Polonia, y propone a la URSS un pacto de no agresión el 20 de agosto de 1939. Stalin responde, donde el que propone va a la sede del que dispone;  el pacto Ribbentrop-Mólotov es firmado el 24 de dicho mes en Moscú. Dicho pacto impide además la ayuda alemana a las acciones de Japón.

Stalin Molotov

Stalin disfrutando la firma del pacto con Alemania, Foto AFP

El pacto sorprendió a los esquemáticos occidentales, Stalin había cambiado de objetivo al lobo y ello molestaba mucho a los otros. Stalin, sabía que la guerra contra Alemania era inevitable, y solo quería tiempo, y poner el mayor territorio posible entre los centros de la URSS y la Alemania nazi. Zhúkov contaría en sus Memorias que Stalin le dijo: “El Gobierno francés …  y el inglés, no querían entrar en guerra de manera seria contra Hitler. Esperaban siempre empujar al pequeño cabo contra la URSS. Si rehusaron hacer con nosotros un bloque antihitleriano, es porque no querían atar las manos de Hitler,… pero de nada les valdrá todo ello, les hará falta pagarlo ellos mismos debido a su torpe política”. En 1921 la industria militar soviética partía de cero, a mediados de 1941 tenía 9000 empresas industriales en pleno trabajo.  En 1940 se inició la producción en serie del famoso tanque medio T-34.   La XVIII Conferencia del PCU en febrero de 1941, fue dedicada exclusivamente para los preparativos ante la inminente guerra. Stalin, dejó desde un principio las decisiones militares a cargo de los generales. El Buró del PC de la URSS decidía los objetivos políticos. En mayo de 1941 Stalin señalaba: “Los alemanes están equivocados si creen que su ejército es invencible”. El 21 de junio, sobre la base de las declaraciones de desertores alemanes, Stalin, Timoshenko[xii] y Zhúkov firman una orden a las regiones militares para prepararse ante un ataque enemigo.

12444571-KIEV-UKRAINE-FEB-25-Old-Russian-tank-T-34-during-historical-reenactment-of-WWII-Military-history-clu-Stock-Photo

Tanque T -34, foto 123RC

Conclusiones 2 parte

  • Stalin hasta 1928 ejecutó la NEP, planteada por Lenin. Y luego, fue el que promovió los planes quinquenales que modificaron estructuralmente la economía de la flamante URSS.
  • Ante las propuestas de expandir la revolución, Stalin señaló con acierto que era mejor desarrollar las fuerzas propias y defender lo obtenido.
  • Stalin jamás subestimó las intenciones de los nazis; pero tampoco confió en las potencias occidentales; jugó entre ambos y se adelantó a sus acciones; construyendo alianzas pragmáticas.
  • Stalin recibió un estado precario, rural y en completo desorden; y para mediados de 1941 ya tenía un fuerte estado centralizado, con una amplia base industrial y un ejército capaz de enfrentarse a la mayor potencia militar y tecnológica de la época.

250px-Mucha_8_Wrzesien_1939_Warszawa

Caricatura del canciller alemán  Von Ribbentrop, en un diario de Varsovia de la época, hasta los conservadores polacos reconocían las cualidades de Stalin

[i] Quién desde su cargo de “Comisario del pueblo para la guerra” defendía una posición autoritaria, y que le daba “per se” un poder más que relevante.

[ii] Donde los precios industriales crecían más que los agrícolas, esto dado el crecimiento exponencial de la producción agrícola frente a la lentitud de la industrial.

[iii] Luego de la votación, el grupo de Trotsky no logra ni el 1% y es expulsado.

[iv] La producción industrial creció entre 1930 a 1940 a un promedio del 16.5% anual.

[v] Los Kulaks vieron su poder esfumarse, controlaban casi el 60% de las transacciones de granos y alimentos, en especial los de la zona de frontera donde apoyaban iniciativas para la creación de estados independiente de la URSS.

[vi] Les confessions d’un homme en Trop, Editorial Oliver Orban, 1990, Paris.

[vii] Ludo Martens, Otra Mirada sobre Stalin, Editorial Rodina, 2015.

[viii] La campaña siguiente se realizó en 1929 donde se expulsó al 11%. La tercera se realizó en 1933 donde dejaron el PC el 18% de sus registrados. Se depuraba a los que se enriquecían, o daban prioridad a sus intereses particulares, y a los pésimos gestores. Sin embargo, en muchos casos,  el burócrata expulsado era reemplazado por otro que repetía la conducta del anterior, entonces Stalin y el resto del Comité Central en 1937 toman una decisión: Habrá elecciones generales en el partido. En mayo de dicho año hubo 54,000 comités que organizaron  primarias; el resultado: el 55% de los dirigentes fueron reemplazados.

[ix] Churchill en 1937, ante  la Comisión Real para Palestina.

[x] Martin Gilbert, biógrafo oficial de W. Churchill

[xi] Winston Churchill, La Segunda Guerra Mundial, Editorial Esfera de los Libros

[xii] Semyón Timoshenko , general miembro del Comité Central del Partido Comunista Soviético (PCUS).


One thought on “Stalin – Segunda Parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s