Brasil: Perder ante el más cretino

bolsonaro-1-600x361
28 años de diputado y ninguna iniciativa aprobada

Un emergente que niega sus raíces, un capitán en retiro del ejército brasileño es el nuevo presidente de la república más grande de Latinoamérica. Y su perfil no podría ser peor en cualquier vitrina electoral para una persona que conoce bien sus derechos:

  • Misógino redundante, por lo que la mitad del electorado podría haberlo repudiado. “Tengo cuatro hijos, con la quinta fallé, salió mujer…“, “Es tan fea que no la violaría…” “Es una desgracia ser patrón en nuestro país, con tantos derechos laborales… una mujer joven saldrá embarazada … ¡Es por esto que paga menos a la mujer!
  • Homofóbico confeso, por lo cual la comunidad LGTB, bien notoria y militante en tierras cariocas, lo podría haber tachado desde un principio: “sería incapaz de querer a un hijo homosexual”; “Cuando yo era joven, había muy pocos maricones…, hoy debido a los hábitos liberales… las mujeres trabajando… el número de homosexuales aumentó bastante
  • Mediocre congresista, 28 años como diputado federal sin ninguna propuesta viable; por lo cual cualquier interesado en política o gestión pública lo podría haber descartado en primarias.
  • Racista declarado, por lo cual los grandes grupos de afroamericanos, chinos, japoneses y de pueblos originarios, que representan el 60% de la población del país aproximadamente, también podrían haberse movilizado con ímpetu: “Los afrodescendientes no hacen nada, creo que ni para procrear sirven ya”. “Ni un milímetro más de tierras para los indios“, “acabaré con los territorios indígenas”.
  • Evasor o elusor de impuestos calificado, por lo cual ya merecía una sanción de cualquier beneficiario del sector público: “Si puedo no pagar impuestos, no pago“.
  • Su compromiso directo con los patronos de las iglesias evangélicas y su discurso retrogrado, Incluyendo su defensa de la pena de muerte; podría haber convocado en su contra a los católicos en el mayor país ligado a la iglesia romana.
Bautismo de  Bolsonaro en una secta cristiana
Bautismo de Bolsonaro en una secta cristiana

Es decir, un energúmeno completo. Ante este individuo perdió el representante del Partido de los Trabajadores (PT), que tiene otro perfil; pero que eso no cambia la percepción mayoritaria que tiene el brasileño medio sobre la gestión del PT.

¿Por qué entonces los brasileños votaron por el más cretino?

Si solo varones “blancos” (es decir los que se identifican como descendientes de europeos) de ultraderecha (es decir los fascistas declarados) y con ingresos altos (segmento A para los analistas de mercado) hubieran votado por este “emergente desclasado” (un nacido pobre que no recuerda sus orígenes); Jail  Bolsonaro no hubiera pasado del 1% en el mejor de los casos; sin embargo, afroamericanos marginales, gays proletarios, jóvenes desempleados y la mitad del electorado femenino optó por este señor; logrando acceder a la Presidencia del Brasil con un margen contundente y sin cuestionamientos de fraude.

Mujeres del colectivo LGTB haciendo propaganda a favor de Bolsonaro
Mujeres del colectivo LGTB haciendo propaganda por Bolsonaro

¿Son tan poderosas las iglesias evangélicas como para convencer a más de la mitad del electorado? No, las iglesias evangélicas, si bien de amplio crecimiento en sectores marginales, no superan el 10% del total de la población y no son todas tan militantes como parecen.

Afrodescendientes de origen popular a favor de Bolsonaro
Afrobrasileños pro Bolsonaro.

¿Los grandes empresarios decidieron en un conciliábulo colocar a este señor de presidente?  Tampoco, el Brasil, así como México tiene una clase propietaria empresarial muy grande comparada con la de los países andinos (donde unas cuantas familias se conocen y pueden, a veces, hacer algunas movidas políticas de éxito) y gigantesca comparada con las de los países centroamericanos o caribeños (donde si hay algunas familias que controlan rubros específicos de la economía); además varios conglomerados empresariales brasileños ganaron bastante en alianza con el PT, véase nomas el caso de ODEBRECHT.

¿Los militares apoyaron a este ex miembro activo de su ejército? Los militares en Brasil, no son tan subordinados ideológicamente a las presiones norteamericanas o europeas; tienen su propia visión (no perfecta pero mejor que varios de sus pares latinoamericanos) que fue reforzada durante la gestión del PT. Además, en un entorno clasista, jerárquico y tradicional, un ex capitán proveniente del sector popular, no genera ni la confianza suficiente ni tiene convocatoria relevante.

¿Quién entonces allanó el campo para que un personaje como Bolsonaro accediera a la presidencia?

Los que le abrieron la puerta al presidente electo del Brasil fueron los del PT. Con sus políticas ambivalentes y populistas. Con la corrupción de varios de sus principales dirigentes y la NO decisión de limpiar la casa cuando pudieron.

desempleo Brasil

El PT más que un partido, es una maquinaria electoral, que en múltiples alianzas con caciques locales ganaba elecciones, pero no hizo nada para MODIFICAR las estructuras sociales y económicas de un país tan desigual como el Brasil. No formó cuadros para la transformación, menos para una revolución.

El PT no entendió la temprana ruptura que generó al PSOL, que surgió de un gran conjunto de militantes del PT que se retiraron por la CORRUPCION existente, entre otras causas. Marielle Franco, la activista asesinada en Rio de Janeiro era miembro del PSOL, no del PT.

El PT nunca dio espacio a las propuestas del PCB (Partido Comunista Brasileño), principal afectado por la dictadura militar. 

Ya habíamos señalo con anterioridad la corrupción en el PT: https://surhoy.org/2016/11/22/el-fin-del-partido-de-los-trabajadores-pt-del-brasil/

 y la inútil campaña a favor de Lula, como si de un santo se tratara: https://surhoy.org/2018/04/06/san-lula-patrono-de-los-ingenuos/

El electorado brasileño votó por el más cretino, porque cualquier cosa era mejor que el PT.

El principal responsable es el PT, las consecuencias de esa elección son el resultado de una pésima gestión de la socialdemocracia brasileña, y de sus aliados latinoamericanos (partidos “socialistas” y similares).  Una maquinaria electoral que perdió electoralmente ante el más cretino y que de paso, el costo lo pagará el ciudadano común y corriente. Toda una gestión del fracaso.  Corolario: Bolsonaro dice que eliminará el financiamiento al Foro de Sao Paulo. ¡Qué bien! Que la socialdemocracia empiece a financiarse sus propias vacaciones.

brasil amancecer

Como dice una canción de Chico Buarque: “mañana será otro día”; y agregamos, esperamos que sea sin los responsables de esta tragedia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s