LA “INDIADA” EN EL ECUADOR

Ecuador antes de Rafaél Correa, sin perder una guerra ante ellos, había cedido soberanía y dignidad a los Estados Unidos explícitamente a través de la Base de Manta (FOL, por sus siglas en inglés) al Comando Sur norteamericano. Cualquier paisano de Alemania o África, sabe qué significa tener una base de fuerzas armadas extranjeras en su propia casa; desde la impunidad ante cualquier atropello o patanería, la extraterritorialidad en casos penales, el acoso o desprecio a sus costumbres, tradiciones y estilos de vida. Además de la crisis que plantea a cualquier institución militar, que tiene que elegir entre una política autónoma, o su subordinación a las imposiciones de un comando distinto a lo que manda el deber. Ni qué decir el incremento en cantidad y tarifas de servicios para “hombres solos” sean estos heterosexuales o lo contrario; y otras cosas más con las obvias consecuencias en la seguridad, nivel de precios, y en la propia autoestima de los lugareños. Desde hace tiempo Ecuador era campo de operaciones de la CIA, como lo señala el agente John Perkins, en su auto denuncia “Confesiones de un Sicario Económico” escribe como la agencia asesinó al Presidente Jaime Roldós Aguilera, en 1981; y en similar “accidente” cayó el Gral. Hoyos Rubio del ejército peruano.

WikiLeaks mostró diversos cables donde se vió como la UIES (Unidad de Investigaciones Especiales, en principio dedicada a la lucha contra el narcotráfico y luego en “otras” labores) dependía operativamente de la DEA. La necesaria expulsión de la embajadora de Estados Unidos de ese tiempo, Heather Hodges, a la cual previamente se la declaró “persona no grata” fue un digno corolario. El agregado político, Armando Astorga, molesto por la desarticulación de dicha unidad, se atrevió a llamar la atención al gobierno por ello, y como debe ser, Rafael Correa ordenó: “Le doy 48 horas a este señor Astorga para que coja sus maletas y se largue de este país; … quédese con su sucio dinero, majadero, insolente, no lo necesitamos, aquí hay soberanía y dignidad.”

Acompañó a Astorga, Max Sullivan, cuyo cargo era Primer Secretario de la Embajada gringa, pero cuya labor era ser el Director de la Estación de la CIA en Quito. Motivo: La Embajada no pudo poner al Comandante General de la Policía; ni con la presión de sus periodistas, los Rospigliosi o Valenzuela del Ecuador.

Entre los militares subordinados, muy agresivos con Perú pero un “lameculos” con los gringos y los colombianos estaba el director de Inteligencia del Ejército, Cnel. Mario Pazmiño. Cómplice del bombardeo colombo-gringo de la zona ecuatoriana de Angostura, donde murieron 26 combatientes de la FARC, entre ellos Raúl Reyes. Lo bueno fue la reestructuración de los servicios de inteligencia, que dio como fruto la actual Secretaría Nacional de Información -SENAIN-.

Y hoy, otra vez Wikileaks revela, el apoyo de Estados Unidos a opositores del régimen. Desde el banquero Guillermo Lasso, presidente ejecutivo del Banco de Guayaquil; hasta la “indiada emprendedora” es decir la Corporación Empresarial Indígena del Ecuador (CEIE), auspiciada por la NED y la USAID, que tiene entre sus “miembros honorarios” al militar Norman Bailey, agente de inteligencia especializado en “movimientos populares”, y asesor económico de la Mobil Oil, algo así como una mezcla de Matos Mar, Golte y Cotler del Perú, pero con estudios más serios y mayor éxito económico: Propietario de Overseas Equity Inc. y promotor del Institute for Global Economic Growth, además de “Caballero de la portuguesa Real Orden de Nuestra Señora de la Concepción de Vila Vicosa”(un “aristócrata gringo”, un McDonald’s con pedigree). Su “experiencia” en Latinoamérica se consolidó cuando John Negroponte, decidió que presidiera la “Misión Especial de Inteligencia para Venezuela y Cuba” (Para variar).

Y entre los felipillos, parecido a un amazónico peruano que se ha hecho amiguito de Hernando de Soto, está Ángel Medina, el fundador y presidente de la Fundación Q’ellkaj, financiada como no, por USAID y la NED. O Lourdes Tibán, antigua asesora del Consejo Político de la ECUARUNARI (Confederación Kichwa del Ecuador), organización fundadora de la CONAIE. Culminando en Carlos Pérez Guartambuel, Presidente actual de la ECUARUNARI, un “pobre” abogado “perseguido político” (Amnistía Internacional lo acogerá próximamente).

Si a esa ensalada se le agrega el rol de Chemonics Inc. (Expulsada de Bolivia, que opera ampliamente en el Perú) y Participación Ciudadana (un primo de Propuesta Ciudadana de Perú) ambas financiadas por USAID, se tiene un amplio conjunto de indios (así se llaman ellos mismos) asalariados de los gringos, con amplia cobertura mediática, y recursos que les permite tener una posición y poder superior a la de los legítimos jefes de pueblos originarios. Este grupo de indios, o “indiada” como le gustaba decir a Susana Villarán (QEPD y DDG políticamente hablando) es la que está detrás de las “protestas” y la marcha contra la “Dictadura” de Correa.

Como no podrían faltar, el rol de algunas ONGs es también curioso. FUNDAMEDIOS es una ONG, que junto con el Grupo Faro, Fundación Esquel y el Fondo Ecuatoriano Populorium Progressio, participan en el proyecto “Ciudadanía Activa”, financiado USAID. Orazio Bellettini, de FARO, confesó que tiene un contrato con USAID (del 29 de diciembre de 2010) por 2,5 millones de dólares. FUNDAMEDIOS uno de los principales opositores a Correa, se apresuró a decir que no recibía dinero de los EEUU; sin embargo Adam Namm, embajador gringo la desmintió al señalar que solo el año 2012 recibió esa ONG “Creo que unos 300.000 dólares”. FUNDAMEDIOS tiene programas de difusión de “noticias” y de Derechos Humanos, contrata diversos espacios para ello (con dinero europeo y gringo), una espacie de IDL y Noticias SER del Perú; pero con más capacidad de maniobra y también con funcionarios informantes de la Embajada gringa. Esta ONG curiosamente se ha vuelto una defensora de los derechos de la “indiada”, en estos últimos años, cuando en la gestión de Palacio o Gutierrez o Novoa, tanto personalmente como institucionalmente, sus propuestas eran más que discretas.

Así, estas marchas de la “indiada” ecuatoriana, a las cuales la “izquierda de parroquia” peruana se pliega por ignorancia o por interés, no tienen nada que ver con una defensa real del medio ambiente o contra el extractivismo, su único y rentado objetivo es derrocar a Correa. Y no estamos para esas chanzas.

‪#‎EcuadorNoPara

‪#‎13AdefenderLaRC


2 thoughts on “LA “INDIADA” EN EL ECUADOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s